hipermetropia

¿Sabías que el 70% de los niños que nacen tienen hipermetropía fisiológica? Esto se corrige de forma natural en la adolescencia a medida que el ojo se desarrolla, pero no siempre desaparece.

La hipermetropía es un defecto ocular que consiste en que los rayos de luz se concentran en un punto situado por detrás de la retina, en vez de incidir exactamente en la ella. Las causas de que este defecto no desaparezca de forma natural son tres: tener el diámetro ocular demasiado pequeño, potencia reducida de la óptica de la córnea o del cristalino y la genética.

La visión hipermétrope se suele producir  tanto en niños como adultos. El síntoma más común de las personas con hipermetropía es la dificultad para enfocar correctamente y la visión borrosa como consecuencia. Esto puede causar  fatiga ocular, dolores de cabeza, entrecerrar los ojos y visión borrosa, especialmente a corta distancia. Pero hay que tener en cuenta que  los síntomas pueden variar según el grado de hipermetropía que sufra la persona en concreto, lo más probables es que notar una visión borrosa y poco clara en objetos distantes y cercanos.

Para corregirla puedes escoger entre utilizar gafas graduadas, lentillas o lentes de contacto e incluso la cirugía refractiva. Las gafas graduadas normalmente tienen las lentes transparentes, pero hoy en día es muy común que las personas con hipermetropía se gradúen las gafas de sol o recurran a lentes fotocromáticas para evitar depender de llevar siempre dos pares de gafas.

Desde Soldemarca te recomendamos que si notas algunos de estos síntomas, visites a tu óptico optometrista para que te diagnostique tu problema visual y te aconseje como tratarlo.